Filosofía educativa

Siguiendo el pensamiento educador de nuestros fundadores, consideramos al niño como un ser único, irrepetible y cambiante, la razón de ser de la Institución. Integrante de una sociedad demandante que exige de él, una serie de competencias, conocimientos y valores. Herramientas que le permitan integrarse a ella, de manera asertiva, responsable y respetuosa.

El docente se convierte en un facilitador de las condiciones de aprendizaje y el entorno escolar en una extensión del hogar y de la sociedad en la que se desenvuelve.

El padre de familia es considerado pieza clave en el proceso formativo de sus hijos y es incluido e informado constantemente de las diversas actividades a lo largo del ciclo escolar.

"Sembramos semillas que guiamos en su crecimiento y formación, prodigándoles confianza, respeto, atención y cariño".

Educamos por y para la vida.